Nuevas ruinas

Antes de que el Baobab cerrara, me cuenta Andrea Costa, su fundador, habían alojado ahí a 60.000 refugiados de distintos países africanos.